Jimmy

¿Quieres casarte conmigo?

1 comentario

cake-topper

A los 25 años, llegué a la conclusión que nunca voy a oír (o hacer) esta pregunta. Si eres mayor, seguro crees que me estoy precipitando pensando así, pero eso no tiene nada que ver con prisa. Nunca me van a proponer matrimonio porque nadie quiere casarse.

Sabes como tus viejos se conocieron? Yo me animé a preguntarles y tuve mi How I met your mother particular: mi papá divorciado y mi mamá soltera se sentaron lado a lado en un viaje de bus interestatal. De este día hasta el momento en que dijeron ‘si’ se pasaron años, con muchas piedras en el camino. Ellos siguen juntos, por más de 25 años. A veces me pregunto si un día voy a tener una historia así para contar. Okay, era otra época. No existía la libertad que hay ahora para romper el status quo o siquiera muchas otras opciones. Mi mamá fue creada para ser ama de casa y mi papá para ser el sostén de la familia. Se puede argumentar que solo estaban cumpliendo con sus funciones.

Entonces voy a dar un ejemplo más reciente.  Una amiga conoció a un chico en su trabajo. Empezaron una relación y en un viaje él le propuso matrimonio.  Ninguno tiene siquiera 30 años, saben divertirse y a la vez tienen sus carreras y objetivos. En su boda yo estaba muy contento, pero al mismo tiempo triste. Sé que nunca viviré algo así.

Soy de la generación Tinder. La gente no se importa con quienes conocen en la vida, lo que si es paja es ver en el celular con quienes queremos vacilar poniéndoles corazoncitos o quienes rechazamos con una equis. El criterio? Una buena foto. Peor, soy de la generación Grindr, la aplicación gay que inventó la carta virtual de personas. Y si ya no era muy común ver a un hombre gay en una relación perdurable, ahora cualquier posibilidad se fue al carajo – del chico que elegiste, en el telo más cercano.

Siempre rechacé la idea de utilizar estas aplicaciones. Pero acabo de mudarme a otro país y no conozco mucha gente. Esperando que salga mi visa de trabajo, intenté ver que podría ganar de la experiencia de buscar alguien bacan por este medio. No necesité de mucho tiempo para darme cuenta que: en la primera cita (o antes) te van a proponer sexo, aunque digan que no lo quieren al paso. Si eso no sucede es porque no le caíste bién y el chico va a desaparecer de tu Whatsapp. La idea de tener una relación es lejana y todos corren de ella. Sugerir salir a tomar un café es tonto, conversar es aburrido y ni siquiera pienses en invitar al cine.

Mis amigos dicen que busco en el lugar equivocado, pero ya he intentado en los lugares correctos. La noche es solamente una versión más hipócrita de esas aplicaciones, en el trabajo nunca tuve suerte y las coincidencias tampoco me han ayudado. Y aunque si hubieran, no sé el grado de seriedad que podría encontrar en una relación hoy día.

Actualmente es así: amar es para brutos, querer casarse es sucumbir a la heteronormatividad y asumirse monógamo es una afrenta a la identidad gay.

Anuncios

Un pensamiento en “¿Quieres casarte conmigo?

  1. Pingback: How You Meet Your Past | Jimmy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s