Jimmy

Síntomas de un expat

Deja un comentario

Desde que la aprendí, amo la palabra inglesa expat. En Español, significa expatriado, alguien que no vive en su patria. Pocas personas son expats, y ellas generalmente tienen un motivo de fuerza mayor para convertirse en uno. Los más comunes, y que todos aceptan sin muchas preguntas, son transferencia para una posición en el extranjero o matrimonio con un nativo de otro país. Muy poca gente deja todo y se muda para otro país por puras ganas de hacerlo. Entonces, si un día lo haces, prepárate para explicar a los nativos de tu país de origen y destino las razones para tu mudanza. En un mundo tan conectado, los forasteros aun no son vistos con mucha confianza.

expats

 

Independientemente de la razón que nos hace estar lejos, los expatriados tenemos los mismos síntomas.

Escuchamos música de nuestro país que no estábamos acostumbrados a escuchar. Canciones que nunca nos gustaron entran a nuestra playlist de la nada.

Cuando vivimos solos o con compatriotas, sentimos que la casa es como nuestra embajada. En los primeros meses, aun nos choca escuchar otro idioma en la calle. El hecho de que seguimos en contacto con nuestros amigos y familia por Internet, en nuestra lengua materna, intensifica el choque.

Nos vemos obligados a adquirir nuevos hábitos que no tienen sentido para nosotros al principio. Acá en el Perú, tengo que regatear la tarifa del taxi antes de entrar en el carro (en Brasil tenemos taxímetros). Y siempre envío la placa del carro para un amigo por Whatsapp, una preocupación que no solía tener.

Por mejor que sea la comida donde estamos, mataríamos por un plato típico de casa. Y pagamos lo que nunca pagaríamos por uno si estuviéramos en nuestro país.

Cuando nos ocurre de encontrar un compatriota por casualidad en la calle, hablando nuestro idioma, nos detenemos para escucharlo por al menos un segundo.

Intentamos encontrar cosas en común con nuestros nuevos amigos. Queremos saber si veíamos los mismos dibujos animados en la infancia, si compartimos ídolos y si nuestros países tienen acontecimientos parecidos en la historia.

Comprar cosas sencillas puede volverse en una tarea demasiado complicada. En Lima, nunca encontré pinza para colgar ropa, y por 3 meses no lograba encontrar un abridor de latas y botellas.

Nos demoramos un tiempo para entender lo que es caro y lo que es barato de acuerdo a nuestra nueva realidad.

Si tenemos que eligir entre ir a nuestro país o conocer otra parte del mundo en las vacaciones,  es más probable que elijamos volver a casa.

A veces, en el medio de un día cualquiera, pensamos “¿Debo realmente estar aquí?”.

Y, en otros días, sabemos que estamos donde queremos y debemos estar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s