Jimmy

La revolución de las pantallas

Deja un comentario

Despierto con el ruido de la obra del vecino de enfrente. Uno de estos días escuché alguien preguntarle desde abajo gritando ¿QUÉ ESTÁS CONSTRUYENDO? y él respondió aún más alto desde el tercer piso “UN BAÑO”, mientras yo intentaba seguir durmiendo. Hijo de puta, haciendo toda esa bulla por la mañana. Veo en el celular que ya son la una de la tarde. Yo debía agradecerlo por haberme despertado a esa hora, porque hay gente que empieza a destruir todo a las 8 de la mañana y que se jodan los que duermen tarde.

Chequeo todos los mensajes de mi Whatsapp. El celular también me dice que hay notificaciones en el Facebook, pero prefiero verlas desde el iPad. El Facebook es una desgracia. Un chat, un texto, un vídeo y me quedo dos horas ahí. Necesito comer, pero antes prendo la tele sólo para escuchar voces mientras cocino.

Una, dos, ya fueron tres pantallas y apenas desperté. La cuarta pantalla de mi vida es de la laptop. Hace algunos años ella compartía su espacio sólo con la televisión. Ahora puedo estar viendo la tele, escribiendo algo en la computadora, texteando en Whatsapp y leyendo un E-book en el iPad, todo al mismo tiempo, y sé que no soy el único. Nuestra concentración se ha fragmentado.

large_multiple-screens

Muchos no aceptan eso, pero me encanta vivir en un mundo que ha cambiado por la multiplicación de las pantallas. No hay más fiesta sin Instagram, amistad sin Facebook, gran evento sin Twitter y amor sin Whatsapp. Me gusta este nuevo mundo porque siento que él nos da la posibilidad de expresarnos de la manera que queremos, como realmente somos o como nos gustaría ser. Las pantallas celebran nuestra existencia. Podemos vivir una vida común, sin la angustia de tener que dejar en el mundo algo genial para que no cayéremos en el olvido. Lo que es bueno, porque ni todos somos genios. Y aún así tenemos el derecho de brillar en pantallas por todas partes.

Lo que muchos aún dicen que es la trivialización de la exposición de la vida, yo digo que es igualdad. En las clases de Historia en el futuro, seguramente dirán “La revolución de las pantallas hizo que cualquier persona fuera inmortal”. Con un pasado lleno de cosas que nos dan menos vergüenza que deberían, como guerras y esclavitud, estoy contento en ser parte de la generación humana que dejará el recuerdo como herencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s