Jimmy

Malogrado

Deja un comentario

Si vives sólo sabes que no puedes comprar mucha comida de una vez. Vas al supermercado casi a diario y chequeas cuando vence cada cosa que pones en tu canasta. Si compras panes, llevas máximo tres. ¿Jamón y queso? No más que cien gramos de cada, y sólo si tienes un antojo insoportable por unos sanguchitos. Si compras leche fresca, tienes que estar preparado para tomar un litro en 48 horas: echas leche en tu té, en tu café y hasta en la salsa de queso que haces para tus tallarines. Lo importante es no dejar que se malogre.

Nadie come lo que está malogrado, entonces ¿por qué chucha insistimos en relaciones que huelen más feo que pan con moho?

Aquél que te dijo que aún quiere a su ex no se va a enamorar de ti mañana, tíralo al tacho. El chico buenito que se asó contigo miles de veces sin motivo ya debe estar hongueado. El tío que creías ser maduro y tener contenido pero que sólo se anima cuando calientas la conversación, que se vaya con los plátanos que botaste porque las moscas ya estaban empezando a llegar.  El chibolo rico que sólo te llama cuando tiene alergia a sus calzoncillos también ya está vencido. ¿Tu ex? Ni hablar. Por algo han terminado, huevón.

Limpia tu refri y saca todo lo podrido de tu vida. Ya sabes lo que pasa cuando uno come algo malogrado.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s