Jimmy

Recontra charapa

Deja un comentario

Empiezo mi día con un jugo de camu-camu. Subo al motocarro que me lleva a donde tomo mi bote para entrar a la selva. En el río Amazonas aún tengo señal 4G y envío fotos a todos mis amigos para que vean donde estoy. El río más largo del mundo, aprendí en la primaria en Brasil. Después alguien dijo que era el Nilo. En el bote el guía me sorprende “Se ha averiguado mejor y sí es el Amazonas el río con más recorrido”. Desde ahí ya no había señal para entrar al Google, pero a mi lo que importa es que nuestro Amazonas gane esta pelea.

Cuando yo era niño mi papá trabajaba para Petrobras, la compañía de petroleo brasilera, y se quedaba mitad del mes en la selva. Nosotros vivíamos en la ciudad de Belem. Él se iba en un avión hasta Manaos, y de ahí en un helicóptero hasta su local de trabajo. Él me contaba historias muy interesantes con animales y plantas que sólo existían allá. Y yo, por algún motivo, pensaba que jamás conocería aquella parte del mundo.

amazonia

Pero acá estoy, con un collar indígena puesto, haciendo expediciones para abrazar osos perezosos y con un criterio muy particular para eligir cuál de los miles de motocarros tomar: si me lo chaparía, voy con él. Y son justo esos que me llaman en las calles bullosas de Iquitos.

En el lodge en la selva, escuché de una Mexicana “Iquitos es una ciudad de paso. Fea, sucia, bullosa. No hay nada que ver allá”. Gente como ella debería quedarse en su casa, tomando su té y viendo repeticiones de Marimar. No existe “ciudad de paso”, existen personas que no saben ver la belleza de cada lugar.

Iquitos tiene historia, un malecón de frente para la Amazonía, una casa de hierro hecha por el mismo broder que diseñó la Torre Eiffel, tacacho con cecina, helado de camu-camu, embotellamiento de motocarros y los hombres más sexy que he visto. No son guapos, son ricos. Hay una diferencia ahí. El acento charapa y la mirada fuerte, que hace contraste con la personalidad dulce que acá todos tienen, me enamoran en segundos.

Definitivamente tengo algo de peruano en mi alma. Tras algunos meses viviendo en Lima, empecé a sentirme limeño. Pero necesité sólo un par de días en Iquitos para sentirme recontra charapa. Si alguien me dice que en mi vida pasada yo era un Bora o un cauchero, me la creo. Debería averiguarlo en una sesión de ayahuasca. ¿Alguien conoce a un buen shamán?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s